Saltar al contenido

Evangelio bodas

Evangelio bodas
Durante la ceremonia religiosa hay una serie de lecturas u oraciones en las que participan los novios, la familia, los amigos, los invitados y el sacerdote. Hoy hacemos una selección de textos bíblicos que se pueden leer del Evangelio.

Evangelio bodas

Además de la primera y la segunda lectura, el salmo y las oraciones o textos que quieran leer los seres queridos de los novios que celebran una ceremonia religiosa, está el Evangelio, que lee el sacerdote que preside la boda.

El Evangelio se refiere al relato de la “existencia, milagros y postulados de Jesús”, narrados en cuatro libros que conforman el Nuevo Testamento. Así, en ese momento de la boda en la iglesia, todos podrán escuchar las enseñanzas que Jesús dejó a sus discípulos, la base sobre la que se fundamenta la fe católica.

Por eso, hoy hemos seleccionado seis lecturas del Evangelio en una boda religiosa:

Una sola carne


Lectura del Santo Evangelio según San Marcos. Marcos 10, 6-9.
Al principio de la creación Dios los creó hombre y mujer.
Pero desde el principio de la creación, Dios los hizo varón y mujer.
Por eso, el hombre dejará a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer,
y los dos no serán sino una sola carne. De manera que ya no son dos, sino una sola carne.

Enseñanza sagrada


Lectura del santo evangelio según San Mateo. Mateo 5, 1-12 a.
En aquel tiempo, al ver Jesús al gentío, subió a la montaña, se sentó, y se acercaron sus discípulos;
y él se puso a hablar, enseñándoles:
“Dichosos los pobres en el espíritu,porque de ellos es el reino de los cielos.
Dichosos los que lloran, porque ellos serán consolados.
Dichosos los sufridos,
porque ellos heredarán la tierra.
Dichosos los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos quedarán saciados.
Dichosos los misericordiosos,
porque ellos alcanzarán misericordia.
Dichosos los limpios de corazón,
porque ellos verán a Dios.
Dichosos los que trabajan por la paz,
porque ellos serán llamados los hijos de Dios.
Dichosos los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.
Dichosos vosotros cuando os insulten y os persigan y os calumnien de cualquier modo por mi causa.
Estad alegres y contentos, porque vuestra recompensa será grande en el cielo”
Palabra del Señor.

Entrada Relacionada:   Peinados de novia

La sal de la tierra


Lectura del santo evangelio según San Mateo. Mateo 5, 13-16.
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
-“Vosotros sois la sal de la tierra. Pero si la sal se vuelve sosa, ¿con qué la salarán?
No sirve más que para tirarla fuera y que la pise la gente.
Vosotros sois la luz del mundo. No se puede ocultar una ciudad puesta en lo alto de un monte.
Tampoco se enciende una lámpara para meterla debajo del celemín,
sino para ponerla en el candelero y que alumbre a todos los de casa.
Alumbre así vuestra luz a los hombres, para que vean vuestras buenas obras
y den gloria a vuestro Padre que está en el cielo.”
Palabra del Señor

La boda en Caná


Lectura del santo evangelio según San Juan. Juan 2, 1-11.
En aquel tiempo, había una boda en Caná de Galilea, y la madre de Jesús estaba allí.
Jesús y sus discípulos estaban también invitados a la boda.
Faltó el vino, y la madre de Jesús le dijo:
-“No les queda vino.”
Jesús le contestó:
-“Mujer, déjame, todavía no ha llegado mi hora.”
Su madre dijo a los sirvientes:
-“Haced lo que él os diga.”
Había allí colocadas seis tinajas de piedra, para las purificaciones de los judíos, de unos cien litros cada una.
Jesús les dijo:
-“Llenad las tinajas de agua.”
Y las llenaron hasta arriba.
Entonces les mandó:
-“Sacad ahora y llevádselo al mayordomo.”
El mayordomo probó el agua convertida en vino sin saber de dónde venía
(los sirvientes sí lo sabían, pues habían sacado el agua), y entonces llamó al novio y le dijo:
-“Todo el mundo pone primero el vino bueno y cuando ya están bebidos, el peor; tú, en cambio, has guardado el vino bueno hasta ahora.”
Así, en Caná de Galilea Jesús comenzó sus signos, manifestó su gloria, y creció la fe de sus discípulos en él.
Palabra del Señor

Entrada Relacionada:   El día de la boda

Amarás a tu prójimo como a ti mismo


Lectura del santo evangelio según San Mateo. Mateo 22, 35-40.
En aquel tiempo, uno de los fariseos, que era experto en la ley,
le preguntó a Jesús para ponerlo a prueba:
-“Maestro, ¿cuál es el mandamiento principal de la ley?”
Él le dijo:
-“Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con todo tu ser.”
Este mandamiento es el principal y primero. El segundo es semejante a él:
-“Amarás a tu prójimo como a ti mismo”.
Estos dos mandamientos sostienen la ley entera y los profetas.
Palabra del Señor.

Amor infinito


Lectura del santo evangelio según San Juan. Juan 15, 9-12.
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
-“Como el Padre me ha amado, así os he amado yo; permaneced en mi amor.
Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor;
lo mismo que yo he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor.
Os he hablado de esto para que mi alegría esté en vosotros, y vuestra alegría llegue a su plenitud.
Éste es mi mandamiento: que os améis unos a otros como yo os he amado.”
Palabra del Señor.