Saltar al contenido

Cortejo nupcial

Cortejo nupcial
¿Cómo se hace la entrada del cortejo nupcial? ¿A quién elegir y qué hace cada uno? ¿Cuál es el protocolo para entrar en la iglesia? Este artículo te ayudará a resolver todas tus dudas y a definir el cortejo que te acompañará en tu celebración.

Cortejo nupcial

Querrás que la familia y los amigos más cercanos te acompañen con un papel activo en la boda, y encontrar en el cortejo nupcial la tradición perfecta para llevar a cabo la ceremonia rodeados de vuestro amor. Un pequeño puede ser el encargado de llevar los anillos de boda y las arras, una dama de honor de comprobar que el vestido de la novia está en excelente estado cuando se baja del carruaje o que el peinado de la novia se conserva tal y como lo dejó el profesional de la belleza.

Dependiendo de los gustos y del tipo de celebración, la corte nupcial, que siempre está encabezada por los padres de los novios, puede estar compuesta por padrinos y damas de honor, damas de honor y padrinos de boda, testigos y pajes, todos ellos elegidos por los novios.

El papel de los testigos

La función principal de los testigos del matrimonio es dar fe de que ambos novios son libres de casarse, no tienen ningún impedimento y quieren unir sus vidas por decisión propia.

Meses antes de la boda, se presentan los nombres de los testigos, que deben ser al menos dos, junto con los demás requisitos. Si se trata de un matrimonio católico, el sacerdote que oficiará la ceremonia llamará a los testigos para tener una charla con ellos o les pedirá que rellenen un sencillo formulario respondiendo a preguntas relacionadas con la relación de los futuros esposos.

Los testigos firman el certificado de matrimonio para validar la unión. En el caso de los matrimonios católicos, es aconsejable consultar con el sacerdote que presidirá la ceremonia, ya que algunas parroquias no permiten que los testigos sean parientes cercanos.

Durante el ritual, los testigos deben sentarse en las primeras filas cerca de la pareja, a la izquierda los de la novia y a la derecha los del novio. Esto les facilitará acercarse al altar o a la mesa de la ceremonia cuando sea necesario.

En general, los testigos no tienen un código de vestimenta específico para ellos, pero se aplica el código de vestimenta de los demás invitados a la boda. Pueden llevar, si los novios lo desean, una pequeña insignia floral en la solapa o un elegante vestido de fiesta para indicar que forman parte del cortejo.

Entrada Relacionada:   Sesión de fotos en pareja

La madrina

La madre del novio es la que le acompañará en su camino hacia el altar y esperarán juntas hasta el momento de la marcha nupcial. También es la encargada de marcar el protocolo, indicar a los músicos cuándo deben empezar, ayudar a colocar a los pajes -si los hay- o verificar que la decoración de la iglesia para la boda está donde debe estar. Asimismo, puede tener preparados los pañuelos para cuando lleguen las emociones.

Aunque hoy en día los protocolos pueden modificarse según las preferencias y el tipo de ceremonia, si se quiere adoptar el estilo tradicional, la madre debe entrar cogida del brazo derecho de su hijo, esperar a la novia de pie y tomar asiento en el lado derecho o en el banco especial de la familia. En el caso de que la madre del novio no pueda estar en la ceremonia, el novio puede elegir entre sus tías, amigos mayores o incluso si lo prefiere, puede ser el padre quien le acompañe.

Las damas de honor

Esta tradición, que proviene de la antigua Roma, se remonta a los tiempos en los que la novia tenía que viajar a la ciudad de su futuro marido y para proteger su identidad las damas acompañantes se vestían exactamente igual, para que la novia se confundiera en el grupo y nadie pudiera saber quién era la verdadera novia y hacerle daño, secuestrarla o robarle la dote.

En la actualidad, la tradición de las damas de honor continúa y éstas son elegidas por la novia entre sus hermanas, primas o amigas, que participan en la ceremonia, la apoyan en todos los momentos de la organización, como acompañarla a las pruebas de peinado o comprobar que todo está en orden con la sencilla decoración de la boda; apoyan en la ubicación de los invitados en la iglesia y el banquete y en todo lo que el protocolo requiera.

En general, su vestuario lo define la novia, que elige el color y el modelo del vestido largo de cóctel que deben llevar. De camino al altar se alinean delante de la novia anunciando su llegada. Si también hay caballeros de honor en la ceremonia, la entrada se hace por parejas, con los hombres a la derecha y las mujeres a la izquierda. Del mismo modo, se situarán frente al altar, se sentarán en los bancos dispuestos en la primera fila, pero acompañarán de pie en el momento del intercambio de las alianzas de oro y la declaración de los votos.

Entrada Relacionada:   Trenzas con cabello suelto

Los caballeros de honor o padrinos

Aunque es mucho más popular en Estados Unidos, esta figura de los padrinos de boda cobra cada vez más fuerza en Latinoamérica. Al igual que las damas de honor, la función de los caballeros se ha transformado a lo largo de la historia. Antiguamente, estos caballeros eran amigos del novio que le ayudaban en la tarea de raptar a una mujer de otra tribu para casarse con ella, tarea en la que requería protección.

Hoy en día, los caballeros de honor tienen funciones similares a las damas de honor, se encargan de dar instrucciones a los invitados, de que el novio esté siempre guapo y ayudan a calmar los nervios antes de la ceremonia. Se eligen entre hermanos, primos o amigos del novio. Caminan por el pasillo en pareja con las damas de honor y se sitúan en el lado derecho. Al igual que las damas de honor, el traje es elegido por el novio y suele estar adornado con un arreglo floral nupcial en la solapa del novio.

Damas y pajes

Los niños siempre aportan entusiasmo y alegría a la ceremonia y, vestidos de forma especial, dan ese toque de cuento de hadas al paso por el altar. Los pajes son los encargados de llevar las alianzas, las arras y esparcir pétalos de flores en el camino de la novia. Se eligen entre los sobrinos, primos, hijos de amigos cercanos o incluso hijos de la pareja si los tienen.

En la formación de la corte van detrás de las damas de honor, exactamente antes de la novia. Pueden ser chicos, chicas o mixtos. Si eligen parejas, es el chico quien lleva los anillos y la chica las flores. Al llegar al altar, los pajes se colocan en asientos adecuados a su altura, junto a los novios.

Entrada Relacionada:   Invitaciones de boda digitales

Nuestra recomendación es que sean mayores de 5 años, no más de 4 niños para mantener un cierto orden y asignarles una tarea concreta para que se sientan parte de la celebración y la asuman como algo divertido.

Es importante anunciar a los padres la participación de los niños con unos meses de antelación y realizar las pruebas del vestido con no más de 20 días de antelación, recordando que en la etapa de crecimiento las medidas cambian rápidamente. El coste de los vestidos es, por tradición, asumido por los novios, pero puede acordarse con los padres.

El padrino

Para la gran mayoría de las mujeres, el padre es el hombre más cercano e importante en la vida, además del que será su marido. Por eso es común que se le elija como padrino. El padre de la novia es un personaje fundamental en la boda de su hija y sobre todo unos momentos antes de la ceremonia. Viaja con la novia en el coche que la lleva a la iglesia y es, seguramente, quien calmará los nervios con un abrazo, o un cómplice apretón de manos.

Al llegar al lugar, es el que se encargará de que la novia salga radiante, con el vestido y el velo perfectos, y seguramente el que dirá las frases de amor cortas para que ella se sienta radiante cogida de su brazo de camino al altar, donde ya estarán esperando el novio y todos los invitados.

A la entrada de la ceremonia, la novia y su padre serán los últimos del cortejo nupcial. La música empezará a sonar y justo cuando empiece la marcha nupcial, ambos harán su entrada y él entregará a la novia a su compañera de vida.

Vídeos de Cortejo nupcial