Saltar al contenido

Flores para boda

Flores para boda
¿Te vas a casar y no sabes qué flor poner en tu ramo o decoración? En esta guía descubrirás todo lo que necesitas saber sobre las flores para bodas y cuál es la que más te conviene.

Flores para boda

¿No sabes qué flores elegir para tu ramo y para la decoración en general de tu boda? ¡Nosotros te ayudamos a elegirlas! Las flores tienen algo muy especial y una boda sin flores no es una boda. Puede ser por su aroma, quizás por su color o quizás porque nos dan un soplo de naturalidad, frescura y veracidad en un mundo en el que lo artificial parece ganar la batalla. Son nuestro talismán de amor, nuestra oda a la alegría, nuestra forma de rendir homenaje, cada día, a lo hermosa que es la vida. Porque son preciosas e imprescindibles en una boda, te mostramos 10 flores perfectas para tu ramo de novia o para decorar cada rincón de tu día.

  • Rosa de jardín
  • Hortensia
  • Peonía
  • Ranúnculo
  • Tulipán
  • Clavel
  • Lavanda
  • Astilbe
  • Mimosa
  • Margaritas

La rosa del jardín

Una rosa con cualquier otro nombre olería igual de dulce, diría la joven Julieta, pero aunque no se equivocaba con su Romeo, lo que no sabía es que no todas las rosas son iguales. Sin embargo, la más famosa de todas las rosas de jardín (la melocotón) se llama “Julieta”. Ruborizadas no sólo por su belleza, sino también por ser la rosa más cara jamás desarrollada, simbolizan el amor más profundo, la sinceridad y la inocencia. Son el sustituto perfecto de las peonías y ya han florecido en invitaciones, centros de mesa, coronas y, por supuesto, ramos de novia. ¿Hay alguna flor más romántica?

Entrada Relacionada:   Si yo no tengo amor

Hortensia

Estos pequeños arbustos paisajísticos suelen salpicar los centros de mesa más elegantes, lo que los convierte en una de las flores más atractivas para añadir a un arreglo de boda. Con su gran copa tupida y sus intensos tonos de rosa, azul, burdeos y púrpura, las hortensias cambian de color a medida que crecen. Representan la gratitud, la gracia, la belleza y la felicidad, y un tallo o dos ayudarán a completar magníficos ramos, así como unos cuantos ramitos sueltos para hacer un precioso alfiler para el novio, el padrino y los testigos. ¿Su punto fuerte? Se secan estupendamente, por lo que tus centros de mesa se mantendrán intactos como el primer día.

Peonía

Las peonías son tan tiernas como el rubor del primer amor y tan exuberantes como los sentimientos más verdaderos. Su figura redondeada y aterciopelada encarna el romanticismo y la prosperidad, lo que las convierte en presagio de buena fortuna y de un matrimonio feliz. Por ello, no es de extrañar que sean las flores más populares entre las novias a la hora de elegir su ramo de novia. Símbolo de felicidad y prosperidad, las peonías producen el efecto WOW en cualquier decoración que se precie, lo que las convierte en una opción realmente femenina y poderosa. ¿Qué te parece sorprender a todos incluyéndolas en la tarta nupcial?

Ranúnculos

Este híbrido entre rosa y peonía es una de las flores más versátiles a la hora de decorar. Florecen a finales del invierno con capas y capas de fino tejido envuelto en pétalos que simbolizan el “encanto radiante”. Están disponibles en un arco iris de colores que las convierten en el comodín más elegante de la decoración y, a pesar de verse eclipsadas por las rosas, las dalias o las peonías, los ranúnculos no tienen nada que envidiarles. ¿Su simbolismo? Representan el encanto y el atractivo a través de las culturas y las generaciones.

Entrada Relacionada:   Quieres ser mi dama de honor

Tulipán

Aunque se asocia a los Países Bajos, esta flor es en realidad originaria de Persia. Representa los “años felices”, un símbolo de amor perfecto y duradero que, como un majestuoso cisne, se convierte en una elección muy significativa para los compromisos. Puros y solemnes, se cultivan en una amplia gama de colores disponibles durante casi todo el año, lo que nos permite realzar desde los lugares más casuales hasta los más refinados. ¿Qué te parece regalar bulbos de tulipán a los invitados para que el amor siga creciendo en cada hogar? Utilízalo como enlace en tu boda y eleva rincones como el seating plan, la mesa de firmas o el candy bar…

Claveles

Las flores de la vieja escuela están de vuelta y listas para despertar los sentidos. Sutilmente perfumadas, con volantes como tutús, mientras que su versión roja se asocia a la pasión en general y a la española en particular, en rosa son puro candor y en blanco son la honestidad hecha flor. Además de ser una opción muy económica, lo que las hace perfectas para sustituir a las rosas y decorar centros de mesa o hacer guirnaldas, también son un símbolo de distinción y nobleza. La flor más infravalorada del mundo es también una de las más versátiles. ¿Qué tal un photocall con claveles colgantes como telón de fondo? Duran más que la mayoría de las flores y se secan muy bien para un recuerdo post-boda.

Lavanda

El suave y romántico tono púrpura de la lavanda funciona de maravilla con casi cualquier combinación, siendo los colores neutros los más populares. Es sencilla y humilde, pero se la conoce como la diosa del aire. Presta atención a los próximos eventos, especialmente los rurales, y verás cómo, cada vez más, gana protagonismo en las celebraciones nupciales: decorando desde los manteles de lino hasta las refrescantes limonadas o los fabulosos regalos para los invitados y, por qué no, hasta la propia tarta nupcial. ¿En casa? Acompaña tus velas con ellas para aromatizar tu casa y utilízalas como marcapáginas en tus libros favoritos. ¿No te relajas ya sólo de imaginarlo?

Entrada Relacionada:   Mesa de novios